España, al fin, lo consigue

El primer Mundial en suelo africano también contó con un campeón inédito. Después de buenas campañas que invariablemente terminaban frustradas en los Mundiales,  España al fin pudo conmemorar el título y entrar para el selecto grupo de campeones Mundiales. En 19 ediciones del torneo, solamente ocho selecciones consiguieron llegar a la cima: Brasil, Argentina, Uruguay, Italia, Alemania, Inglaterra, Francia y España.

“La Furia”, como es conocida la selección española, se convirtió en el primer equipo en conseguir la Copa después de perder el partido del estreno. Con un equipo mezclado entre jugadores del Barcelona y del Real Madrid, dos de los más grandes equipos del planeta, los españoles llegaron a Sudáfrica como uno de los favoritos. Pero, enseguida en el primer partido, sufrieron una inesperada derrota contra Suiza.

Muchos pusieron al equipo español en jaque, pero de a poco La Furia se fue ajustando. Aun en la primera fase, victorias sobre Honduras y Chile garantizaron la clasificación para la segunda fase. En los octavos de final, un adversario duro: el vecino Portugal. El clásico ibérico fue bastante equilibrado, pero un gol de David Villa colocó a los españoles en los cuartos de final.

Paraguay y su siempre complicado sistema defensivo fueron los adversarios siguientes. Y, nuevamente, le tocó a David Villa constituirse en héroe del partido, esta vez con un gol marcado a siete minutos del final del tiempo reglamentario.

En la semifinal, los españoles jugaron contra los alemanes. La rejuvenecida selección germánica fue la mayor sensación del Mundial. Con jugadores habilidosos como Mesut Özil Bastian Schweinsteiger y Thomas Müller al lado de los veteranos Lukas Podolski y Miroslav Klose, el equipo entrenado por Joachim Löw demostró una velocidad impresionante e hizo un show en los campos sudafricanos. Antes de enfrentar a España, los alemanes hicieron 4 a 1 a Inglaterra en los octavos y 4 a 0 a la Argentina, en los cuartos. Pero La Furia no se intimidó. De nuevo, los españoles precisaron solo de un gol para avanzar. Esta vez, el héroe fue el defensor Carlos Puyol.

España llegaba a una final de Copa del Mundo por primera vez en su historia. Del otro lado,  Holanda. O sea, el primer Mundial en suelo africano tendría también un campeón inédito, cualquiera fuese el resultado del juego. Los holandeses también llegaron con la moral alta, ya que habían eliminado a Brasil en los cuartos de final y al sorprendente Uruguay en la semi. Pero era la hora de España. Y después de un 0 a 0 en el tiempo reglamentario, el crack Andrés Iniesta del Barcelona, hizo el gol más importante de la historia del fútbol español. Las calles de España fueron tomadas por la hinchada enloquecida y el fútbol de toque de pelota idealizado por el técnico Vicente Del Bosque, inspirado en el propio Barcelona, se convirtió en una referencia para todo el planeta.

La resurrección de la Celeste

Bicampeona mundial en la primera mitad del siglo pasado, la selección del Uruguay penó en el fin del siglo 20 e inicio del siglo 21. En América del Sur, pasó a ser la tercera fuerza, atrás de Brasil y Argentina. A veces, ni siquiera eso. Pero la excelente campaña en el Mundial de 2010 simbolizó el rescate del fútbol uruguayo. Liderada por Diego Forlán, la selección celeste se clasificó en un grupo que tenía a Francia, la anfitriona Sudáfrica y a México. Después, además despachó a Corea del Sur y a Ghana hasta ser eliminada por Holanda en la semifinal. El cuarto lugar fue la mejor posición de Uruguay desde el Mundial de 1970.

Otra sorpresa fueron los eslovacos. En la primera participación en un Campeonato del Mundo como país independiente,  Eslovaquia consiguió  clasificarse para la segunda fase, venciendo a Italia en el último partido de la etapa de grupos y obligando a la Azurra a dar el adiós al Mundial. En los octavos de final, sin embargo, los eslovacos terminaron eliminados, con una derrota frente a Holanda.

Segundo tiempo fatal

Después de la preparación excesivamente festiva y el consecuente fracaso en 2006, Dunga fue  elegido para ser el entrenador de Brasil en el ciclo para el Mundial de 2010. Tetracampeón en 1994 y con fama de disciplinador, el gaúcho no tenía experiencia como técnico, pero consiguió una serie de resultados positivos antes de embarcar para Sudáfrica. Bajo el comando de Dunga, la Selección Brasilera venció la Copa América de 2007 y la Copa de las Confederaciones de 2009.

El entrenador formó un grupo de jugadores de su confianza y consiguió colocar a Brasil una vez más como favorito. Todo fue bien hasta los cuartos de final. En la primera fase,  Brasil le ganó a Corea del Norte y a Costa de Marfil, además de haber empatado con Portugal. Clasificado primero en su grupo, enfrentó a Chile en los octavos de final. Resultado: victoria tranquila por 3 a 0.

Contra Holanda, la Selección Brasilera hizo un primer tiempo casi perfecto y fue para el entretiempo venciendo por 1 a 0, gol de Robinho con pase de Felipe Melo. Nadie podría imaginar lo que vendría en el segundo tiempo.  Holanda empató ya a los siete minutos. La defensa falló, el arquero Julio Cesar salió mal y el balón, que había sido cruzado por Wesley Sneijder, se desvió suavemente en Felipe Melo antes de entrar.

Desestabilizado,  Brasil se perdió en campo y vio a Holanda cambiar el resultado. Esa vez, Kuyt desvió un tiro de esquina y la pelota cayó en la cabeza del bajito Sneijder, que inmediatamente la mandó para la red. La situación además empeoró cuando descontrolado, Felipe Melo cometió una falta y dio un pisotón a Robben, recibiendo  tarjeta roja. Una melancólica despedida para Brasil.

Fonte dos dados: Fifa.com