La primera entrega de obras de estadios para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014 tuvo lugar el 16.12.2012. El Castelão cuenta con 63.903 asientos y recibió una inversión de R$ 518,6 millones, siendo 351,5 millones de financiación federal. El estadio será sede de seis partidos de la Copa Mundial 2014: cuatro encuentros en la primera fase, siendo uno de la Selección Brasilera, y otros dos con cabezas de llave, además de un partido de las octavas de final y otro de las cuartas de final.

» Vea la cobertura completa de la ceremonia de entrega de la obra del Castelão en el Portal de la Copa

Revestimiento

La estructura que cubre la arena posee revestimiento termoacústico translúcido, para proporcionar a los aficionados una sensación térmica agradable, en función de los altos índices de incidencia solar de la capital cearense. El material no absorbe el calor y permite la circulación de aire en el estadio.

Sostenibilidad

La cobertura permite también aislación acústica, lo que mejora el seguimiento de los partidos por la hinchada y la transmisión de los encuentros. El área de policarbonato de la cobertura evitará el sombreado y el contraste en las transmisiones televisivas.

La agenda de la sostenibilidad es uno de los trazos de la organización de la Copa del Mundo de la FIFA 2014 en Brasil. Una de las exigencias del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) para conceder la financiación de hasta R$ 400 millones por arena fue que se buscase la certificación ambiental durante la construcción.

En el Castelão, en Fortaleza, esa marca es visible. Para conseguir la certificación LEED, emitida por el Green Building Council a construcciones sostenibles, hubo una serie de acciones. Entre ellas, el montaje de una  planta de reciclado en el obrador. Con ella, fue posible reutilizar 36 mil toneladas del hormigón de la demolición de parte del antiguo estadio en la pavimentación del nuevo estacionamiento.

En otra frente se creó un sistema de captación de agua pluvial para utilizarla en la irrigación del césped y en los baños. Los inodoros funcionan al vacío, el mismo sistema utilizado en aeronaves, lo que economiza 90% del agua que sería utilizada en un sistema normal.

Sensores de presencia hacen con que la iluminación sea inteligente y evite desperdicios. Hasta en el estacionamiento hay características que incentivan la preocupación con el medio ambiente, como los espacios reservados para los que llevan a otras personas cuando se lo piden, automóvil con combustible renovable y estacionamiento para bicicletas de empleados.

Asientos

El Castelão possue en sus tribunas el mismo tipo de asientos de otros famosos centros deportivos del mundo. El color verde claro de los 67 mil lugares se desarrolló específicamente para el Castelão, con la intención de recordar a la bandera del estado de Ceará.

Los asientos se desarrollaron para ser resistentes al fuego — no son inflamables en caso de incendio — y contra rayos ultravioleta. “El sol en Ceará es agradable para quien está en la playa, pero para el material no, éste se descompone”, afirmó el secretario del Mundial en el Ceará, Ferruccio Feitosa, que dijo haber acompañado test de resistencia con los asientos hechos a soplete.

Todos los asientos son retráctiles — encogidos automáticamente cuando están sin peso sobre sí— y solamente pueden arrancarse con la utilización de herramientas.

Seguridad

Foco primordial durante la construcción de la Arena Castelão, el sistema de seguridad del estadio está listo para iniciar sus funciones con la presentación de la obra, este domingo (16.12).  Habrá 240 cámaras de vigilancia posicionadas en locales estratégicos, comprendiendo áreas internas y externas. Las imágenes son monitoreadas por medio de un sistema de comando de alta tecnología, centralizado en un ambiente de más de 200 metros cuadrados. El centro funcionará 24 horas, siete días por semana.

La sala de comando también controlará el acceso de personas al estadio, incluyendo los 144 molinetes para el público en general, el área VIP y los asientos para personas con necesidades especiales. Desde la sala, será posible abrir barreras de tránsito vehicular y regular la temperatura de ambientes.