Samoa reclamó el único billete disponible para países polinesios con destino a la segunda ronda de clasificación oceánica para Brasil 2014

28/11/2011 - 15:27

Cuatro países polinesios han puesto punto final esta semana a cuatro años de ilusiones de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA en poco más de cinco días de torneo en el estadio J.S. Blatter de Apia, Samoa. La selección anfitriona, teórico favorito previo, reclamó el único billete disponible con destino a la segunda ronda de clasificación oceánica para Brasil 2014. En cualquier caso, el certamen será recordado, sobre todo, por los excepcionales logros de Samoa Estadounidense.

La competición ha sido feroz y muy ajustada, lo que ha avivado el interés de una prueba en la que la diferencia más abultada en los resultados de los seis partidos ha sido de un gol. Es decir, que Islas Cook y Tonga también han estado a la altura de las circunstancias.

En la segunda ronda clasificatoria, la Copa de Naciones de la OFC, prevista para el próximo junio, Samoa se las tendrá que ver con Vanuatu, Nueva Caledonia y Tahití. En el otro grupo están encuadrados Fiyi, Islas Salomón, Nueva Zelanda y Papúa Nueva Guinea. Los dos mejores de cada grupo disputarán la tercera y última ronda preliminar oceánica.

Mínimos márgenes
En el arranque del camino a Brasil, ninguno de los cuatro primeros contendientes se había podido preparar exhaustivamente, dado que cada uno de ellos sólo había disputado un puñado de encuentros internacionales desde que los clasificatorios para Sudáfrica 2010 concluyeran en septiembre de 2007. Los resultados de la primera jornada fueron decisivos en el casillero final. El torneo arrancó con la victoria de Samoa Estadounidense sobre Tonga por 2-1, mientras el cuadro anfitrión superaba a Islas Cook por 3-2 con un gol en el tiempo añadido. Muchos observadores comentaron que ese agónico tanto de Albert Bell seguramente decidiría el ganador del grupo, pero Samoa Estadounidense y Tonga no estaban dispuestos a dejar que sus enormes esfuerzos cayeran así, sin más, en saco roto.

A las órdenes del seleccionador debutante Chris Williams, Tonga se había entrenado casi a diario durante los ocho últimos meses, y su famoso espíritu guerrero se dejó notar en su segundo choque, en el que empató 1-1 contra Samoa. Pero Samoa Estadounidense también había empatado ese mismo día con Islas Cook por el mismo tanteador, y como las dos Samoas firmaron tablas en la última jornada, Tonga quedó fuera de la final.

Samoa afrontaba su último encuentro con la necesidad de registrar tan sólo un empate para pasar, habida cuenta de su mejor diferencia de goles. Aunque los de casa fueron quienes crearon el mayor número de ocasiones, la mejor oportunidad del duelo fue para Samoa Estadounidense, que por mediación de Diamond Ott estamparon un remate a bocajarro contra el travesaño en los estertores. Mientras el conjunto visitante se afanaba in extremis por apretar arriba en busca del tanto redentor, Silao Malo definió con precisión un contragolpe samoano para certificar el pase de los suyos a la siguiente ronda, que congregará en Fiyi a las ocho naciones futbolísticamente más pudientes de la región. El último partido del certamen se decantó del lado de Tonga, que con su triunfo por 2-1 sobre Islas Cook desbancó a Samoa Estadounidense del segundo puesto por su mejor cuenta goleadora.

Máximos avances
Una década es mucho tiempo en el mundo del fútbol, pero en las islas del Pacífico, donde las posibilidades de exposición internacional son muy limitadas, la notable mejora demostrada la semana pasada por Samoa Estadounidense respecto a hace 10 años, es admirable e incluso extraordinaria. El hecho de que su selección optara al salvoconducto hasta prácticamente el último suspiro de su partido de despedida no sólo dice mucho de su seleccionador, Thomas Rongen, sino también de la voluntad de sus pupilos de seguir progresando contra viento y marea.

Si bien el triunfo final fue para Samoa, ciertamente será su vecina Samoa Estadounidense la que rememorará estos cinco días en Apia como un punto de inflexión en su trayectoria futbolística. Hace poco más de una década, la diminuta isla estado del sur del Pacífico de menos de 60.000 habitantes inició su andadura en la historia de la Copa Mundial de la FIFA de manera embarazosa. En el hermoso destino turístico australiano de Coffs Harbour, Samoa Americana debutó en la competición preliminar mundialista encajando un 13-0 ante Fiyi. Su recorrido en el torneo finalizó una semana después con un balance de 4 derrotas, 57 goles en contra y un humillante 31-0 ante Australia, un récord internacional que será difícil de superar.

Hace una semana, la ficha de Samoa Estadounidense en los libros de la Copa Mundial de la FIFA incluía 12 derrotas, 0 victorias, 2 goles a favor y 129 en contra. Ese registro ha cambiado radicalmente en estos últimos días.

En su primer clasificatorio contra Tonga, Ramin Ott, autor de uno de los dos goles anteriores de su país en la etapa previa mundialista, adelantó a Samoa Estadounidense antes del descanso. Pero el nombre que se grabará con letras mayúsculas en los libros de historia del balompié nacional será el de Shalom Luani. A sus 17 años anotó un gol que resultó decisivo tras el del empate anotado por Unaloto Feao. Luani volvió a hacer blanco dos días más tarde en el 1-1 contra Islas Cook.

Al cabo de tan sólo un mes en el cargo, Thomas Rongen, experto ex entrenador de la liga MLS y de la selección sub-20 de Estados Unidos, ha demostrado fehacientemente que es el hombre perfecto para aprovechar las reservas naturales de talento de Samoa Estadounidense. "En realidad ha sido una experiencia muy refrescante, porque esto es fútbol en estado puro", declaró el residente de Florida de origen holandés. "Es balompié de aficionados en su mejor versión. El fútbol profesional a veces peca de cinismo, pero aquí se trata de 23 tipos que tienen que hacer sacrificios para jugar. No están sacando beneficios por estar aquí, y algunos de ellos incluso están ausentándose del trabajo y perdiendo dinero por esto".

Salapu, el ágil guardameta de Samoa Estadounidense, formó parte del equipo que sufrió el infamante récord mundialista hace una década, y él más que nadie tenía demonios que exorcizar en Apia. "En 90 minutos este hombre resolvió sus serios problemas mentales por el varapalo de 31-0 que tuvo que soportar entonces", comentó Rongen en alusión a su portero tras el triunfo sobre Tonga. "Lo primero que hizo después del partido fue venir a verme. Estaba llorando y me dijo: 'Ahora puedo decirles a mis hijos que soy un ganador'. Y eso es más grande que todo lo demás, francamente", concluyó el seleccionador.

Fuente: FIFA.com

Noticias Relacionadas

Play-offs intercontinentales, repechaje europeo y partidos de vuelta de África se realizarán del 13 al 20 de noviembre
+
La rueda de este martes (15.10) por las Eliminatorias también definió países que disputarán los repechajes
+
Bélgica, Alemania, Suiza y Colombia confirmaron su presencia en el Mundial el último viernes. Ya son 14 selecciones clasificadas
+
Argentina, Italia, Holanda, Estados Unidos y Costa Rica sellan el pasaporte para la Copa Mundial FIFA 2014 y se juntan a Australia, Corea del Sur, Irán, Japón y Brasil
+